Municipalidad Distrital de La Molina

Historia

Se fundó el 6 de febrero de 1962, mediante Ley Nº 13981 dada por el Congreso durante el gobierno del presidente constitucional Manuel Prado Ugarteche.

Historia del Distrito

El distrito de La Molina fue fundado el 6 de febrero de 1962 sobre un área de 4,900 hectáreas, en las estribaciones de la Cordillera de los Andes, a quince kilómetros de la costa del Océano Pacífico, a 15° 5′ de longitud sur y 75° 57′ de longitud oeste. Su altitud varía entre los 180 y 250 mts. sobre el nivel del mar. Tiene por limites hacia el norte el distrito de Ate, al sur Villa María del Triunfo y Pachacamac, al este Pachacamac y al oeste Santiago de Surco. Goza todo el año de un agradable clima seco, escasa precipitación pluvial, vientos moderados y temperatura que oscila entre los 13° centígrados en invierno y los 28° en verano.

Esas características hacen del distrito un excelente lugar residencial que ofrece originales contrastes por sus arboledas, lagunas y arenales.

El territorio que ocupa el distrito de la Molina estuvo ocupado por las culturas precolombinas que dominaron el árido desierto limeño aprovechando el agua de los fértiles valles de Chillón, Rímac y Lurín mediante la construcción de canales hidráulicos y caminos, que les permitieron también acceder a los recursos marinos y agrícolas.

Cuenta la tradición que el nombre de “La Molina” se debería a los numerosos molinos de caña o trapiches que existían sobre lo que hoy conocemos como “La Molina Vieja”. Luego con el avance urbanístico de los tiempos republicanos, estos molinos irían desapareciendo, quedando tan sólo su nombre de recuerdo.

En este siglo, antes del intenso proceso urbanizador que ha convertido al distrito en la zona de Lima de más rápido crecimiento, se instaló en 1902 la Escuela Superior de Agricultura que, apoyada por el Reino de Bélgica, se convirtió en el mayor centro de investigación científica en pro del agro, transformándose posteriormente en la actual Universidad Nacional Agraria de La Molina que ofrece enseñanza en numerosas especialidades académicas como agronomía, pesquería, zootecnia, industrias alimenticias, ingeniería agrícola, forestales, economía y otras además de contar con una Escuela de Post Grado. A casi un siglo de fundada, goza ella de reconocimiento mundial por la calidad de su instrucción e investigaciones desarrolladas en un campus universitario de doscientas hectáreas con ocho mil personas entre docentes, estudiantes y personal administrativo.

En el transcurso de este siglo, antes del proceso urbanizador, la actividad más importante fue la de extracción de materiales de construcción constituida por considerables volúmenes de arena, piedras desmenuzadas y hormigón. Los trabajos de extracción de grandes cantidades de material conformaron depresiones que fueron convertidas en lagunas artificiales alimentadas con agua de riego provenientes del rio Rímac mediante un canal de catorce kilómetros de extensión. 

El crecimiento urbano propendió a la edificación de viviendas unifamiliares, amplias calles y avenidas y el mantenimiento de numerosas áreas verdes. Asimismo, se han levantado modernos edificios empresariales, centros comerciales, supermercados, grandes almacenes de ropas, boutiques, restaurantes, casinos y agencias bancarias.

Es destacable el número de centros de enseñanza superior que se han erigido en el distrito. A más de la mencionada Universidad Nacional Agraria, se halla en él la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE), la Universidad e Instituto Superior “San Ignacio de Loyola”, la facultad de Ingeniería de Computación y Sistemas de la Universidad Particular San Martín de Porres, la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Particular San Martín de Porres, la Escuela Superior de Guerra Aérea del Perú, la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Policía Nacional, así como colegios particulares mixtos, de mujeres, para niños excepcionales y centros educativos estatales que acogen a 34,000 educandos. 

Hay que sumar a ello instituciones tan importantes como el prestigioso Centro Internacional de la Papa, la Estación Experimental de La Molina, el Instituto de Investigación Nutricional, la Superintendencia de Bienes Nacionales, la Escuela de Equitación del Ejército e instituciones religiosas como la Casa de Retiro y Cementerio de los Padres Pasionistas, el Cementerio “Jardines de la Paz” y el Templo de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Asimismo se concentran en el distrito instituciones sociales y deportivas como el Rinconada Country Club, el Country Club La Planicie, el Complejo Recreacional del alimenticias,  Instituto Nacional de Alimentación de la Universidad Nacional Agraria, el Mini complejo Deportivo Municipal y varios campos y losas deportivas.

scroll